EL SERENO (2017)

el-sereno-pelicula-uruguay

Cuando le conté a un amigo que tenía que hacer la reseña de El sereno, y que el tono de la película era de thriller psicológico, él respondió que el correlato tenía sentido, que los serenos suelen ser personas poseedoras de cierta oscuridad enigmática. Hablando medio en broma, sintetizó el principal atractivo de la premisa: Gastón Pauls interpreta a Fernando, un hombre con un difícil pasado reciente que consigue trabajo de sereno en un espacioso y mareante depósito a punto de ser demolido. Al llegar la noche, el lugar se transforma inevitablemente en un laberinto tenebroso, y Fernando, también de forma inevitable, empieza a descubrir cosas que ponen su sanidad en jaque. Seguí la peripecia de este personaje en su estreno mundial, que tuvo lugar el 16 de febrero en el 20º Festival Internacional de Cine de Punta del Este.

Primero lo primero: hay un artículo en Internet donde los realizadores explican la idea detrás de la concepción de la película, comentario elucidante que sin embargo termina despejando la incógnita. Lo leí de casualidad, así que como espectador sabía más o menos por dónde venía la cosa. Voy a tratar de hablar del film protegiendo sus sorpresas. El que lea crítica de cine, absténgase de buscar información antes de verla.

Se pueden rastrear antecedentes de El sereno en Polanski, Kubrick, e incluso Dante, pero desarrollar estos puntos de contacto sería entrar de lleno en detalles relevantes de la trama. Basta decir que estilísticamente, la película de Oscar Estévez y Juacko Mauad tiene varias virtudes, como es el trabajo con la escenografía y ciertas imágenes de valor expresivo. Hablando de imágenes, la fotografía de Diego Pavese merece doble mención, por sí sola y de la mano de los directores, quienes supieron explotar las dotes naturales de la locación, hasta en su riqueza metafórica. Por ejemplo, no es raro que se filme al protagonista en espacios confinados o a través de marcos de ventana y otros objetos, amplificando su encierro. El sereno maneja, incluso en una misma escena, fuertes contrastes de luz y sombra, que en ningún momento parecen artificiales.

El personaje de Gastón Pauls es el centro absoluto de la historia, lo que lo pone en una situación muy delicada al tener que llevar la película en los hombros. El actor argentino cumple satisfactoriamente con los requerimientos del protagonista que le dieron los guionistas Oscar Estévez y Federico Roca, que tiene sus desafíos, sobre todo a la hora de matizar un papel bastante pasivo. César Troncoso (el gerente del depósito) es uno de los aspectos más memorables de la película, actuando de forma muy precisa y natural, perfectamente mimetizado en su peluquería y vestuario. Todo el elenco de El sereno hace una buena labor a la hora de sostener el clima, incluso los extras, que en la narrativa son piezas fundamentales.

Para hablar del clima de la película sin duda hay que mencionar a Augusto Gordillo, que hizo la destacable dirección artística y Hernán Gonzalez, responsable de la música. Karen Antunes, editora, tampoco debe pasar inadvertida. Los directores mantienen vivo esa atmósfera hasta el final, la cual está llena de detalles, y desarrollan muy bien el potencial transformativo de las escenas: cada pasillo ofrece la posibilidad de revelar un lugar diferente y la película sustenta esa tensión. Por otro lado, la ambigüedad a veces juega en contra cuando se nos pide empatizar con los dramas personales del protagonista; hay piezas dramáticas que se pierden en el puzzle y atajos narrativos que le sustraen valor a lo construido en los primeros dos tercios.


País: Uruguay – Argentina / Año: 2017 / Duración: 90 minutos / Director: Oscar Estévez y Joacko Mauad / Guión: Oscar Estévez y Federico Roca / Fotografía: Diego Pavese / Dirección artística: Augusto Gordillo / Música: Hernán González / Producción: Yvonne Ruocco, Lucía Tomás, Esteban Mentasti / Elenco: Gastón Pauls, César Troncoso, Álvaro Armand Ugón, Cecilia Caballero, Valentina Barrios, Lalo Labat / Productora: Guazú Media (Uruguay) en coproducción con Cinemagroup (Argentina) que cuenta con el apoyo de Montevideo Socio Audiovisual e INCAA.