AÑOS DE CALLE SE EXHIBE EN LA ZITARROSA

Sobrevivir con lo puesto

En el marco de las exhibiciones de la Red de Salas del MERCOSUR, la Sala Zitarrosa exhibirá por segunda vez el documental Años de calle de Alejandra Grinschpun. La proyección será mañana jueves 3 de agosto, a las 21 horas con entrada libre. 

¿Qué puede pasarles a cuatro niños en situación de calle durante doce años? ¿Y cuando dejen de ser niños? ¿Cómo serán sus futuros? Esa fue la pregunta que movió a Alejandra Grinschpun y a Laureano Gutiérrez a continuar el vínculo que habían establecido con Ismael, Andrés, Gachi y Rubén en 1998. La directora los conoció en un taller de fotografía que dictaba en un centro de atención para niños en situación de calle. Con la cámara de por medio, generó un vínculo con ellos y conoció su cotidianidad.

Durante ese año, Grinschpun vio la ciudad de estos niños: cartones en la estación, vagones abandonados, calles frías pero menos hostiles que los hogares de donde provenían. Ingresando en su mundo, Grinschpun les enseñó fotografía y a partir de eso sacó un libro titulado Otra mirada, Buenos Aires fotografiada por los chicos que viven en sus calles (Los chicos de la calle, 2005). En 1999 comenzó a registrar sus vidas en video. Pero ni la imagen ni estos registros aislados eran suficientes para retratar con fidelidad la vida de estos niños. “En general, lo que tenés con estos pibes es una imagen fija, como fotográfica. El que está en la calle, el que robó y está preso, la chica que tiene 18 años y cuatro hijos. Y punto. Nos parecía que era imprescindible hacer algo para comprender los recorridos de esas vidas. Por eso nos planteamos filmarlos de chicos, de adolescentes y en el ingreso a la adultez” dice Grinschpun a una entrevista para el diario La Nación.

La película es un tejido de tiempo y miradas. La vida de estas cuatro personas funciona como arquetipo del niño que debe crecer rápido y a veces solo. Comenzando en la época menemista, el documental reflexiona (de forma implícita) acerca de la crisis que atravesó el país argentino a inicios de este siglo. Estos niños son la cara invisibilizada del golpe económico (y la carencia de políticas que lo amortigüen) que sufrió el país. Dentro de la película, hay planos de la campaña de reelección lanzada por Menem en 1999: “la palabra ‘Menem’ ya nos dice un montón, nos cuenta de la realidad y las consecuencias del neoliberalismo y de una época en la cual se empezaban a ver esas consecuencias” dice la directora.

Ganadora del BAFICI en la Competencia de Derechos Humanos y apoyada por el INCAA, Años de calle habla sobre la dupla exclusión/inclusión y sus delicados matices. Muestra cómo niños que vivieron prácticamente la misma situación pueden encontrar vías distintas para seguir su camino. “Todos dependemos un poco de quiénes nos crucemos y de qué cosas puedan amalgamarse con nuestra trayectoria, como para entender que somos una sucesión de puntos a través de la historia”, dice el productor Gutiérrez.

En busca de la fidelidad del retrato, Años de calle debate acerca de qué es “ser documental”. ¿Qué implica mostrar al otro, exhibir su vida? ¿Qué es lo que mostramos y lo que no? ¿Cómo esa representación impacta en la imagen de la pobreza? Tanto Gutiérrez como Grinschpun fueron conscientes de lo difícil que es transitar ese terreno, y mantener los ojos abiertos todo el recorrido: “parte de ese conflicto del que filma, para qué filma, para qué lo hace, es una de las cosas que nosotros decidimos poner en conflicto y que se vea en la pantalla”.

En el 2013, antes del estreno oficial en salas, la película se exhibió en la plaza de la estación Once, donde vivieron Andrés, Rubén, Ismael y Gachi durante un tiempo. El impacto de estar en el mismo lugar donde los niños caminaban por los rieles y fumaban en el andén es parte de lo buscado por la dupla Grinschpun-Gutiérrez. La idea es que lo visto no se quede en el encuentro con la pantalla, sino que genere algo más: en lo posible acción, o al menos reflexión.

Exhibición del documental en la Plaza Miserere. Foto: Silvana Boemo

 

SINOPSIS

Cuatro niños vivían en las calles de Buenos Aires en 1999.

¿Cómo serían sus futuros?Filmada por más de diez años, esta película explora tres momentos en la vida de estos niños que transitaban su vida como un juego.

A partir de escenas cotidianas e íntimas se ensamblan como en un collage, el significado de la marginalidad, la búsqueda de inclusión y la mirada de quien observa al otro lado de la cámara.

“Años de calle transita los espacios intermedios entre cuatro historias de vida, y quien observa al otro lado de la cámara”.

Título: Años de calle / Año: 1999-2012 / Estreno: 2013 / País: Argentina / Duración: 74 min / Idea y dirección: Alejandra Grinschpun / Investigación y producción: Laureano Gutiérrez / Fotografía: Melina Terribili / Música: Me Darás Mil Hijos.